viernes, 31 de octubre de 2008

Música clásica y macabra

¡Hola, amigos! Ésta es la Noche de Brujas: los espíritus están inquietos, las brujas vuelan a la luz de la luna en dirección al aquelarre, los zombis toman las calles, los vampiros salen de sus tumbas y los hombres-lobo se preparan para los banquetes. Esta noche sólo sucede una vez al año así que hay que disfrutarla.




Ahora quiero recomendarles 10 piezas de música clásica que son muy ad hoc para estas fechas. Las pongo en orden no de preferencia, sino en el orden en el que están en el disco que me quemé, porque me pareció el más agradable para escucharlas:

Tocata y Fuga de Bach: La archiconocida pieza del maestrazo Bach, a menudo relacionada con el Fantasma de la Ópera. Nada tan tenebroso y espectral como el sonido de ese órgano.



Danza Macabra de Saint-Saëns: Mi favorita. Uno de verdad se imagina a la muerte y a los esqueletos bailando al compás del violín y el xilófono. Es como un antecedente musical a las películas de zombis. No me canso de oírla.



Marcha fúnebre de Chopin: Ninguna melodía están tan relacionada con la muerte en el imaginario popular como las once notas que componen el estribillo musical de la marcha fúnebre por antonomasia.




Sugestión diabólica de Prokofiev: A esta pieza se le puede dar el calificativo de "oscura". Es como si el mismo Satanás correteara sobre el piano. Verdaderamente macabra.






El aprendiz de brujo de Dukas: olvídense de Mickey Mouse, las imágenes que evoca esta pieza son de brujería verdadera, magia negra que invoca a los demonios y a los dioses primigenios.




Sueño de una noche de Sabbath de Berlioz: ¡Bienvenidos al aquelarre! Noten similitudes entre esta pieza y el tema de El Resplandor.



La danza de los muertos de Honegger: los muertos no sólo bailan sino que cantan. Conforme avanza la pieza se pone más macabra y culmina con un clímax en el que se repite el motif de la pieza anterior de Berlioz.




Una noche en la árida montaña de Mussorgsky: el dios oscuro de la mitología eslava despierta y convoca a brujas, demonios, fantasmas y toda clase de monstruos. No puede ponerse más macabro que esto. Para muestra, la versión que Walt Disney hizo para su obra maestra: Fantasía.


Una noche en la Árida Montaña
Los momentos más aterradores de mi infancia #1
Posted by Ego Sum Qui Sum on Lunes, 31 de octubre de 2011


El tema de Rothbar de El Lago de los Cisnes: el tema de este villano fue utilizado en las películas clásicas Drácula y La Momia. Desde entonces, esta música remite al mal.


Réquiem de Mozart: La obra absoluta y definitiva sobre la muerte y una de las composiciones más bellas de la historia. Destacan Lacrimosa y el Dies Irae



Como pilón y porque el público lo pidió, incluyo En el Salón del Rey de la Montaña, de Edvard Grieg, porque también crea una atmósfera fantasmagórica y de mucha tensión.



Así que a bajar estas piezas musicales y disfrutar de los espantos. Son especialmente adecuadas para acompañar una sesión de lecturas de cuentos de terror. ¡Feliz Noche de Brujas!

jueves, 30 de octubre de 2008

De Televisa, la crisis, las democracias mal entendidas y las falsas unidades

La democracia malentendida




Una idea muy difundida cuan equivocada es que una democracia es el gobierno absoluto de una mayoría. Que si una mayoría toma una decisión, las minorías deben acatarlas sin protestar. Así, la gente que cree en este precepto nos dice una y otra vez que Calderón es nuestro presidente, porque la mayoría (una mayoría muuuy relativa, no se olvide) votó por él, aunque a los demás nos les guste.


Así, como Calderón ya es presidente con el respaldo de la mayoría, debe gobernar como mejor le parezca, sin tener en cuenta las oposiciones de una minoría. La mayoría ya eligió, los demás que se aguanten.


En primer lugar, esta percepción es falsa porque Calderón no ganó (asumiendo que ganó) por mayoría absoluta, sino relativa: dos terceras partes de este país no lo querían como presidente. Lo cierto es que él ha gobernado como si todo México estuviera de acuerdo con él y dejando muy en claro para quién trabaja.


En segundo lugar, la democracia no es simplemente el gobierno de la mayoría. De ser así, en un país una mayoría racial podría dictar leyes en contra de las minorías, y éstas tendrían que aguantarse. En un país con mayoría de católicos se podría implantar la religión católica como la única legal y las minorías religiosas tendrían que optar por la resignación.


No señores. En una democracia la mayoría no gobierna de forma absoluta. En una democracia, los diferentes sectores que componen la sociedad dialogan y negocian para lograr acuerdos que beneficien a todos. Nunca se podrá tener a todos los sectores de la sociedad satisfechos, pero por lo menos debe existir el diálogo y la negociación. Cuando un sector de la sociedad gobierna como si los demás no existieran o no importaran, entonces no hay democracia.


Así, Calderón no es un presidente democrático porque gobierna como si no hubieran más sectores de la sociedad que los que lo eligieron y a quienes representa: los empresarios, la derecha religiosa, el duopolio comunicativo, etcétera. Así que cuando alguien dice "Calderón es tu presidente y te aguantas" se trata de una persona que no comprende bien el concepto de democracia y que quizá no está preparada para vivir en ella.


Y si un presidente gobierna sólo para un sector de la sociedad, como Calderón ha dejado muy en claro que lo hace, los demás sectores de la sociedad tienen el derecho a desconocerlo, aunque sean minoritarios.



La falsa unidad



Aunada a la falsa concepción que se tiene de democracia, viene la falsa concepción que se tiene de la unidad. Desde la crisis postelectoral del 2006, los medios de comunicación hegemónicos han transmitido cursis mensajes llamando a la unidad, que algunas personas con poco criterio han recibido en sus cursis corazones.


Recuerdo un spot en el que aparecían dos niños en medio de dos grupos que se manifestaban por razones contrarias. Niño 1 decía algo así como "¿Cuál es tu país?" a lo que Niño 2 decía "México, ¿y el tuyo?", y Niño 1 terminaba "El mío también es México, pero parece que a ellos se les olvida".


El mensaje es: "Todos somos México ¿por qué peleamos? Mejor estemos unidos". Podría ser un mensaje positivo si no fuera porque el concepto de unidad está mal entendido. Y es que ese "estar unidos" no significa que nos sentemos a dialogar y a negociar en vez de pelear. Significa que debemos estar unidos con lo que ya ha decidido la "mayoría". Es decir, que si la "mayoría" ya eligió a Calderón como presidente, debemos estar todos unidos con él sin protestar. Que si Calderón, que es el "presidente electo por la mayoría" quiere privatizar el petróleo, todos estemos unidos con él y nos callemos nuestras boquitas.


Peor aún, se dice que quien no participa de esta unidad, o sea, quien está en desacuerdo con lo que dice el gobierno, es un tipo muy malo que no quiere a México. Reclamar justicia, igualdad, respeto a los derechos humanos va en contra de la unidad, y quien va en contra de la unidad debe ser perseguido como un enemigo de la nación.


Esto es lo que nos sugiere el gobierno y sus aliados Televisa y TV Azteca cuando nos dicen que los mexicanos debemos estar unidos: "Hay que estar unidos, pero en lo que nosotros les decimos".



Televisa vs la Crisis


La mayor parte de lo que puede decirse sobre este spot de Televisa lo enuncia David Moreno en esta entrada.




Primero, aquí el Reichsministerium für Propaganda, ¡ups!, quiero decir, Televisa, nos quiere hacer tontos diciendo que la crisis se puede superar sólo con buenos sentimientos y buena vibra. Que si hemos superado otras crisis, es cierto. Las hemos sobrevivido. Pero ¿eso es realmente lo que proponen estos idiotas? ¿Superar la crisis con buena disposición de ánimo?


Uno de los puntos más desconcertandes en este mensaje es que llama, una vez más a la falsa unidad. "Debemos estar unidos para que la crisis no nos afecte." Pero eso significa "estar unidos en lo que el poder dice y no abrir la boca."


Pero lo verdaderamente peligroso está en eso de "Si alguien viene a decirte que la crisis es terrible, dile que nuestro corazón es más grande". Es peligroso porque está diciendo "Si alguien habla de la crisis, cállale la boca."


¿Por qué? Porque hablar de crisis económica es hablar de fracasos del gobierno, es cuestionar el sistema, es manifestar descontento e insatisfacción. Porque el descontento que genere esta crisis podría provocar una convulsión social, y eso es exactamente lo que temen el gobierno y Televisa.


Así que cuando alguien venga a decirte que hay que estar "unidos", ser optimistas y no hablar de la crisis, respóndele que no eres tan pendejo como Televisa y el gobierno creen.

miércoles, 29 de octubre de 2008

¡El Amero ya está aquí!

Cuando alguien llegue y te diga "Existe una conspiración secreta para...", tú deber detenerlo y preguntarle a la manera de Jack Sparrow "Momento. Si es secreta, ¿cómo lo sabes?" Así de fácil se derrumban la mayoría de las teorías de la conspiración.


Quizá a ustedes ya les ha llegado por Internet (oh, Internet, fuente maravillosa de conocimiento y desinformación por igual) el video de este orate:



En él se dice que el gobierno de los Estados Unidos ya está preparándose para sustituir el dólar con una nueva divisa llamada el Amero. El Amero sería la moneda de una Unión Económica y Monetaria de América del Norte, que incluiría a México, Estados Unidos y Canadá (algo así como la Unión Europea con su Euro).




Según Hal Turner (el orate del video) los Ameros ya están siendo acuñados y se prepara una maquiavélica maniobra para robarle a la gente al dejar inválido de pronto su dinero y obligarles a comprar Ameros. También dice que un embarque secreto de Ameros fue enviado a China para ayudar a su economía. Para rematar, muestra una imagen de un Amero acuñado, de los enviados en el embarque secreto a China.


Es en el momento en el que me dije "Momento, si el embarque es secreto, ¿cómo sabes de él? Más aún, ¿cómo tienes una de esas monedas?" Y entonces me puse a investigar.


Resulta que la Unión Económica y Monetaria de América del Norte es un proyecto propuesto por primera vez en 1999 por el economista canadiense Herbert Grubel, y es visto como el siguiente paso del Tratado de Libre Comercio y del Security and Prosperity Parnertship. El proyecto es completamente hipotético. Hay grupos políticos a favor y en contra de él en los tres países involucrados y está muy lejos de ser una realidad inminente como lo asume Hal Turner en ese video.


De hecho la mayoría en los tres países se opone. En Canadá y en México porque significaría la pérdida de soberanía económica y porque es claro que en el caso de dicha unión los EUA tendrían un papel de superioridad (incluso tal vez de autoridad) sobre los otros dos países, a diferencia de en la Unión Europea, donde todos jalan más o menos parejo, aunque no todos sean tan ricos.


En EUA hay oposición porque la adopción de una nueva moneda podría poner en riesgo su hegemonía económica, pues el dólar es ya una moneda de cambio universal y sería un gran riesgo tratar de sustituirla por otra.


Así que aunque el proyecto de la Unión Económica y Monetaria de América del Norte es un asunto del que debemos estar pendientes, no es algo que deba alarmarnos, porque no parece ser muy factible que se lleve a cabo en los próximos años.


En cuanto a las monedas presentadas por Hal Turner, no fueron acuñadas por el gobierno de Estados Unidos, ni por ningún otro. Son monedas ficticias hechas por un artesano que se dedica a la fabricación de monedas y medallas de colección. Su página web, donde pueden comprar sus bonitos productos, es ésta.




Entonces Hal Turner o miente descaradamente, o está loco, o fue engañado por alguien más. Sea lo que sea, lo que se dice en su video es mentira. Pero ¿quién es Hal Truner?


En el-mundo-afuera-de-EUA nos horrorizamos con los neocons de Bush porque quieren enseñar creacionismo en las escuelas e impedir que las mujeres interrumpan su embarazo y los homosexuales se casen. Y creemos que Bush y sus gentes son lo peor del ultraconservadurismo monstruoso gringo. Pero en EUA hay ultraconservadores ultrareligiosos de ultraderecha aún más locos que Bush y para los cuales Bush es un peligroso cuasi-socialista.


Estos grupos, llamados paleoconservadores (porque al parecer sus orígenes se remontan hasta el paleolítico), están en contra de que EUA forme parte de la ONU o de cualquier otra organización internacional, creen en la superioridad de la raza blanca, en la Biblia interpretada de forma literal y hay quien defiende que la Tierra es plana (¡de verdad!)




Hal Turner es un blanco supremacista y nacionalista procedente de North Bergen, New Jersey. Se ha destacado por sus posturas ultraconservadoras, es antiinmigrante y promotor del antisemitismo y niega que haya existido el Holocausto. Ha hecho numerosas amenazas a figuras políticas desde su programa de webcast y otras plataformas. Gente como él teme que si EUA forma parte de organizaciones internacionales, perderá su soberanía y su identidad como país WASC (white anglo-saxon christian). Entonces pueden imaginarse qué clase de cosas esperar de un sujeto así. Este video representa los temores de estos lunáticos:




Así que en lo del Amero, no hay de qué preocuparse. Es mentira. No se está acuñando ni se está llevando a cabo un proyecto para imponerlo como moneda. Recuerden: no hay que creer todo lo que nos llega por e-mail. Para eso está Wikipedia. Y para ver otra entrada sobre el Amero, chequen este blog que acabo de descubrir.

martes, 28 de octubre de 2008

Breve historia de la década, a través de la cultura pop

Ahora, una breve historia de la década de los dosmiles, de cómo todo ha salido muy mal:


Primero, el peor de los supervillanos se volvió el presidente de la nación más poderosa de la Tierra:



Después, el Señor Oscuro se hizo con el poder:



Juntos, nos enviaron a una guerra fabricada y desastrosa:


Y por si fuera poco, nos sumergieron en una Crisis Infinita, de la que ni los héroes pudieron salvarnos.



Y cuando parecía haber una esperanza...



Todo se fue al carajo:



No es casualidad que en este siglo XXI hayamos visto "oscuras" sagas en la cultura pop. Creo que eso refleja el sentimiento predominante estos días.

lunes, 27 de octubre de 2008

Familias animadas, Parte VIII: Los Simpson (Tres)



Los Simpson se han creado una galería de personajes secundarios tan grande, que sólo se podría comparar a aquélla de los universos Marvel, DC o Star Wars. Una lista de los personajes de Los Simpson sería demasiado larga para ponerla aquí. Escogemos aquí a cuatro de los más representativos de la sociedad springfildeana:


El abuelo: Abraham Simpson es el senil padre de Homero. Por un lado su personaje satiriza a los ancianos gruñones y se burla de su senilidad. Por otro, es un reflejo de cómo trata la sociedad moderna a sus ancianos. El abuelo es héroe de la Segunda Guerra Mundial, pero pasa su vejez en un asilo, olvidado por su familia. Cuando hay flashbacks a la juventud de Abraham, se aprovecha para satirizar al padre de la década de los 60's: duro y poco amoroso con el hijo, desatento con la esposa, despotricando contra la modernidad ("miren ese cabello, parece mujer") y, como dice su esposa Mona, "atrapado en su onda plástico-burguesa". Abraham fue muy mal padre, y no es de extrañarse que Homero sea como es.



Ned Fladers: El vecino de Homero está ahí para contrastar. Orginalmente el personaje estaba diseñado para ser el vecino al que le va mejor que a Homero, pero ha evolucionado hasta convertirse en una caricatura de la derecha religiosa. Es un tipo bienintencionado y bonachón, un cristiano devoto que sigue la Biblia de la forma más literal posible y que se saca de onda fácilmente cuando se le cuestiona sobre cualquier dogma.



Sus padres eran unos beatniks que no le dieron disciplina. Para remediarlo, un psiquiatra le aplicó el Protocolo Nalgatorio de la Universidad de Minessota, el cual corrigió al pequeño Ned y lo convirtió en el tipo más decente del mundo.


Como decía, Flanders es por un lado la representación de la gente decente a la que le va bien, del vecino al que se envidia porque lo tiene todo. Es también una caricatura de la derecha religiosa en los Estados Unidos. El fanatismo de Flanders lo ha llevado a pedir activamente que se enseñe religión en las escuelas y que se ilegalice el uso médico de la marihuana.


Como hay gente muy loca en este mundo, a pesar de que Flanders es una caricaturización, los cristianos conservadores se han identificado con él y lo han convertido en uno de sus personajes favoritos. En un festival de música cristiana en Inglaterra se hizo una "Noche de Ned Flanders", a la que los participantes fueron disfrazados como su ídolo. Esa noche tocó un grupo llamado "Ned Zeppelin". Es como si los policías hicieran de su héroe al Jefe Górgori.


El jefe Górgori: En inglés Clancy Wiggum. Es el jefe del Departamento de Policía de Springfield. Obeso, tonto, incompetente y corrupto, es la caricatura del policía norteamericano (pero que se aplica muy muy bien a los policías mexicanos). Tiene poco interés en los derechos humanos o en la segurida pública. Su ineptitud alcanza niveles insospechados. Tiene una relación difícil con el Alcalda Diamante (otro gordo corrupto, pero no tan pendejo), pues ambos luchan por ver quién tiene mayor autoridad en el pueblo. Es uno de mis personajes favoritos, y pueden leer algunas de sus mejores frases hasta el final de la columna lateral de este blog.




El señor Burns: Los jefes de los padres de familias animadas siempre han sido déspotas y gruñones, pero Charles Montgomery Burns es verdaderamente malvado. Viejo, decrépito, con momentos de senilidad, es un millonario amargado y que sólo ama el dinero y el poder. Es tan malvado que incluso se ha sugerido que ha mandado a asesinar a algunas personas (y que canceló la Navidad por varios años). Es quien tiene el verdadero poder en Springfield, encima por incluso del Alcalde Diamante. No se le cobran impuestos y el jefe Górgori le permite conducir y atropellar gente. Es la representación del villano capitalista. Por supuesto, forma parte del Partido Republicano. "Excelente"



jueves, 23 de octubre de 2008

Sobre la enfermedad del Paget y los gusanos en el pezón




Desde que mi padre se jubiló tiene mucho tiempo libre, y dedica gran parte de él a reenviar cartas en cadena, muchas de ellas con fotos curiosas y divertidas. Pero de vez en cuando me llega un e-mail alarmista, ya saben, de ésos de "te drogan al contacto y te violan", o así por el estilo.


Y así por el estilo me llegó un mail que prevenía a los lectores sobre la "enfermedad del Paget". Les dejo las imágenes para que las vean:




La presentación continúa describiendo la propia experiencia de quien supuestamente escribe la cadena y prosigue con la descripción de los síntomas de la enfermedad. De entre las cosas que me llamaron la atención es que a la paciente de la historia le aplicaron quimioterapia antes de asegurarse de qué tipo de cáncer se trataba y antes de extirparle el tumor. Ustedes corríjanme, pero me parece que así no chambea la cosa.


ACTUALIZACIÓN: Me informan que "realizar quimioterapia previa en algunos estadios del cáncer de mama (seno) es factible, de acuerdo a la histopatología (o sea la celularidad del tumor), para posteriormente contemplar la posibilidad quirúrgica (cirugía)." Gracias por esta aclaración.


La siguiente foto estaba al principio de la presentación, seguramente para impresionar a los lectores e invitarlos a leer la presentación completa. Aquí la repito, porque me parece que es en ella donde está lo sospechoso.





¿Impresionante, no? Hasta marea un poco. Aunque debo confesar que siento cierto placer morboso cuando veo tejido humano horadado por un parásito. Pero fuera de eso, me llamaron la atención dos cosas:


1) La imagen no corresponde con la enfermedad supuestamente descrita por la cadena.


2) La leyenda que dice "Patología larvática de lepidóptera".


No se necesita ser un genio para darse cuenta de que este supuesto nombre de una enfermedad es un galimatías: Patología = enfermedad; larvática = relativo a las larvas; lepidóptera = mariposa. O sea, lo que estaba diciendo esa foto es que había una enfermedad relacionada con las larvas de una mariposa. Algo que no tenía nada que ver con la descripción de la "enfermedad del Paget" que hace quien escribió la cadena (y que supuestamente la padeció).


Entonces, hice lo que no hicieron las quién sabe cuántas personas que recibieron este mail antes que yo: dudé e investigué (en Internet, claro está, este asunto no es tan importante como para que me vaya a una biblioteca...).


Resulta que la Enfermedad de Paget (y no del Paget) sí existe. Lo primero que hallé en Wikipedia nos dice:


La osteítis deformante o Enfermedad de Paget es una enfermedad inflamatoria del tejido óseo no metabólica de causa desconocida aunque se piensa que puede representar una neoplasia benigna de las células formadoras del hueso que conlleva un alto riesgo de generar un osteosarcoma agresivo.[1] También se ha sugerido una causa viral que produce un exceso de destrucción y restauración ósea a la que se asocian deformidades porque la restauración se realiza de forma desordenada.


Como pueden darse cuenta, la Enfermedad de Paget es una dolencia poco común de los huesos, y no tiene nada que ver con la conmovedora historia que nos cuenta la cadena, ni mucho menos con la fotografía.


Después encontré que sí existe una Enfermedad de Paget que afecta el pezón. Cuando hice mi investigación (aka, consulta en Wikipedia), apareció primero la de los huesos, porque es la que más comúnmente recibe el nombre de Enfermedad de Paget. Aquí está la información sobre la otra enfermedad:


Enfermedad de Paget de mama, también conocida como Enfermedad de Paget de pezón, es una condición que exteriormente puede tener apariencia de eccema - con cambios en la piel del pezón. Debido a su apariencia inocua y superficial, frecuentemente es de aparición tardía, pero es una condición que puede ser fatal. La enfermedad de Paget mamaria afecta entre 1 y 4 de cada 100,000 mujeres.


Así que como ven, los síntomas y la enfermedad descritos en la cadena después de todo sí existen. Ahora sólo quedaba averiguar el origen de la fotografía. Ésta parece ser un fotomontaje (muy bien hecho) utilizando la imagen de un pezón y la de una flor de la India, Nelumbo nucifera (que, por desgracia, no se fuma). Los cuerpecitos asquerosos no son gusanos, ni larvas de mariposa, sino semillas.




Parece ser que la misma foto había sido usada en una cadena diferente (sensacionalista y falsa, por supuesto) previniendo a las mujeres que lavaran los sostenes que compran el supermecado, pues éstos, se dice, pueden tener huevecillos de insecto, lo cual produciría que les crecieran gusanos en el pezón. Por cierto, averigüé más y confirmé que una mariposa no puede poner sus huevecillos en el pezón de una mujer.


La fotografía es, por lo tanto completamente falsa, y no tiene nada que ver con lo descrito en la cadena ni con ninguna enfermedad o dolencia real. Por las razones que ya dije, me inclino a pensar que la anécodta contada en la misma también es una ficción, o que la persona que preparó la cadena no es la que vivió la anécdota. Si yo fuera a hablar de una enfermedad que padecí, no le pondría una fotografía que no sólo no tiene relación con mi enfermedad sino que además es falsa.


Así que las mujeres deben preocuparse por el cáncer de pezón, pero no por los gusanos. Lo único que me intranquiliza es quién hace estas cadenas y por qué razón.


ACTUALIZACIÓN

Existen casos de larvas de insectos que pueden crecer como parásitos en la carne humana. Un ejemplo de estos insectos es la mosca Cordylobia anthropophaga que como su nombre lo indica, pone huevecillos en la carne de los mamíferos y ahí crecen sus larvas. Puede darse entonces el caso de que una de estas moscas infecte un pecho humano. PERO estas moscas viven en África y la infestación sólo puede darse cuando la higiene es extremadamente pobre (como en África).


El mito urbano de que una mujer podía contraer esta infección si no lavaba y planchaba los sostenes que compraba en el súper, es sólo eso, un mito. Ha circulado un e-mail propalando este rumor. En algunos casos, el e-mail viene con un video. Resulta que el video es del caso de una anciana nigeriana, infectada con las larvas de la mosca mencionada anteriormente. A menos que vivas en el África subsahariana en precarias condiciones, no tienes de qué preocuparte. Más info aquí.



MORALEJA
¡No creas todo lo que dice Internet!

Internet es el medio en el que cualquier persona puede publicar cualquier cosa sin evidencias ni bases. Si te gustó esta entrada, checa estas otras, en las que desmentimos leyendas urbanas, cadenas de Internet y demás embustes. Checa también nuestra sección El Skepticón para más material relacionado.


miércoles, 22 de octubre de 2008

Carta abierta a los mexicanos

Hola, a continuación les presento un texto que hace tiempo quería subir al blog, pero no había tenido chance de hacerlo. Es una carta abierta de una amiga mía, Edylú Estrella, a todos los mexicanos, en referencia a las declaraciones del presidente Felipe Calderón Hinjosa por la crisis financiera que estamos pasando:


___________________________


El día de ayer, Jueves 9 de Octubre del 2008, el Presidente de la República Mexicana FELIPE CALDERÓN hizo varios anuncios bastante inquietantes y absurdos de cómo va a enfrentar los tiempos difíciles que estamos pasando: Uno de los puntos con los que no estoy de acuerdo es en que ¡¡no habrán despidos masivos!! ¿¿¿Pues en qué mundo vive???

Por lo menos en la empresa donde trabajo se pararon las obras hasta nuevo aviso y muchos trabajadores, entre unos 30 ó 50, quedaron sin trabajo: esas personas viven al dia. Ahora bien, díganme, ¿¿¿nuestro presidente en verdad piensa que NO PASA MUCHO???

ADJUNTO ENCONTRARÁN UN ESCRITO QUE EXPRESA UNA PARTE DE LO QUE QUIERO EXPRESAR A LA COMUNIDAD YUCATECA, MEXICANA Y EL MUNDO. ESPERO ANEXEN SUS COMENTARIOS TAMBIÉN

¡¡¡VAMOS GENTE, SI NO PODEMOS HACER MUCHO POR LO MENOS QUE SE NOS LEA!!!

PD.- SI EN SUS HOGARES Y EMPRESAS ESTÁN PASANDO COSAS SIMILARES COMO LA QUE SUCEDE EN LA NUESTRA, ADJÚNTENLO... ÉSTA ES UNA CARTA A TODOS PARA QUE TODOS PONGAN SUS OPINIONES... Edylú




Vivimos en un país de burócratas y políticos corruptos, los cuales osan decir que tras la amenaza de una nueva DEVALUACIÓN MONETARIA, el país está perfectamente estable y que el gobierno tiene las armas necesarias para enfrentar esto y mucho más. ¿Qué patrañas son ésas? ¿De verdad creen que su pobre cerebro lleno de estúpidas ideas partidistas y egoístas logran engañar a un país que está a punto de sufrir una depresión masiva y que poco a poco se va hartando de ser el monigote de unos cuantos políticos?

No se extrañen de que una nueva Revolución Mexicana se haga ver en pleno siglo XXI. Exprimen a la gente como lo que según ellos somos: la gallina de los huevos de oro. Déjenme decirles que por mi parte estoy harta de que se crean los dueños de nuestras vidas, podrán ser dueños de México, pues desgraciadamente así es, pero nuestra vida es nuestra y la decisión de dejarnos también.

Los impuestos que según ellos son para el bien común son sueños guajiros de políticos que quieren que los demás vean para cubrir la verdadera situación, llenarles sus bolsillos y hacernos ver ante el mundo como un país de borregos que siguen al pastor para que los empuje al precipicio. Para el MUNDO no somos más que los típicos mexicanos con sombrero de charro, borrachos y tan inteligentes como lo puede ser una roca, gracias a que nuestros “líderes”.

Receta para una la recesión económica

1 presidente imbécil e idealista.
200 kilos de un pez gordo proveniente de Hacienda.
(la cantidad es desconocida, al gusto del cliente) Políticos PRI, PRD, PAN, etc. (aclaro que esos tres son los que le darán sabor a la mezcla.
IMPORTANTÍSIMO… Un país que este lleno de gente resignada. (aguas sin este ingrediente la mezcla no cuaja)


Primer paso: Que el presidente agregue su perorata de "no pasa nada…"

Segundo paso: Que el pez gordo se llene la boca de palabras bonitas, para ser exacto "NO IMPUESTOS" pero "SÍ SUBIDA DE PRECIOS". ¡OJO! tiene que decir las palabras mágicas "PERO SÓLO EN ALGUNOS ARTÍCULOS", NO SERÁ TAN GRAVE.

Tercer paso: Que los políticos, principalmente los tres mosqueteros (PRI, PAN Y PRD) sean puestos en una jaula y que solitos se muelan a golpes, ¡¡pero eso sí!! A la hora de repartir las ganancias se sirvan con la cuchara grande; ejemplo: BONOS NAVIDEÑOS.

Cuarto Paso: La gente debe permanecer como espectadores pues si alguno se levanta, se arruina todo el preparado.

ATENTAMENTE,

EDYLÚ
Una simple secretaria mexicana

lunes, 20 de octubre de 2008

Yo, Ciudadano del mundo, acepto este Contrato Social

¿Recuerdan lo que es el Contrato Social? Es el pacto tácito y sobreentendido que se hace entre la Ciudadanía y el Gobierno para organizarse. La Ciudadanía renuncia a ciertas libertades y se compromete a obedecer ciertas leyes y a cambio el Gobierno le ofrece seguridad. La cosa es muy sencilla: "Yo, Ciudadano, me comprometo a obedecer las leyes que dictes, pagar los impuestos que requieras y reconocer tu autoridad sobre mí, a cambio de que tú, Gobierno, asegures mi vida y mis pertenencias y me proveas de educación, servicios médicos, agua potable, electricidad, etcétera."


Hay de contratos a contratos. El típico Contrato Social de la Edad Media era más o menos así: "Yo, Campesino, te cedo a ti, Señor Feudal, el derecho a disponer de mi persona y de mi trabajo, a cambio de que tú, Señor Feudal, me protejas de las incursiones de bárbaros, bandoleros y ejércitos enemigos en tu fortaleza, la cual también servirá de granero para lo que producimos en el campo, y así en caso de helada o sequía o cualquier otro desastre que arruine las cosechas, no permitas que yo, Campesino, muera de hambre."


Hay contratos más o menos equitativos: "Yo, Ciudadano, acepto que tú, Partido Nazi, acapares todo el poder, ilegalices a los demás partidos y acabes con las razas que consideres inferiores, sin decir nada en contra tuya, ni criticar tus disposiciones, a cambio de que tú, Partido Nazi, no me mates, ni tortures, ni me mandes a un campo de concentración ahora, aunque acepto la posibilidad de que ello suceda si de pronto lo consideras necesario". Los totalitarismos suelen tener contratos de este estilo.


Cuando el Ciudadano rompe una de las cláusulas del Contrato (como cuando se infringe una ley), el Gobierno aplica una sanción, previamente acordada. Recordemos que parte fundamental del Contrato Social es que el Gobierno (el Leviatán de Hobbes) proteja al Ciudadano no sólo de fuerzas extranjeras, sino de los otros Ciudadanos del mismo país.


Cuando el Gobierno rompe una de las cláusulas, la Ciudadanía puede reclamárselo. Ya sea que el Gobierno se haya excedido en sus facultades, o que no cumpla con sus obligaciones, el reclamo puede ser hecho.


Ahora bien, no importa que tan injusto o justo pueda parecer un Contrato Social, si los Ciudadanos no hacen nada por cambiarlo, automáticamente lo están aceptando. Si no están de acuerdo con alguna parte del Contrato Social, los Ciudadanos pueden presionar al Gobierno para que se cambien algunas cláusulas. Si no están de acuerdo con todo el Contrato o ya no quieren tratar con la otra parte, los Ciudadanos pueden rebelarse, quitar al Gobierno y establecer un nuevo Contrato. Existe otra opción: que vivan al margen del Contrato Social, como los miembros del crimen organizado, o los hippies de las comunas. Pero si los Ciudadanos no hacen nada de esto, están aceptando el pacto.


Por otro lado, si el Gobierno se excede en sus facultades (digamos, organiza una matanza de estudiantes) o no cumple con sus obligaciones (por ejemplo, permite que el crimen organizado se vuelva tan poderoso que el Gobierno ya no pueda asegurar la vida y pertenencias de los Ciudadanos), y la Ciudadanía no hace nada al respecto, es como si estuviera aceptando nuevas cláusulas en el contrato: "Anexo B) Yo, Ciudadano, acepto que mates a tus opositores cuando lo consideres prudente y te libero de la responsabilidad de asegurar mi vida y propiedad si se te hace muy difícil"


Ahora bien, reflexionemos. ¿Cómo es el Contrato Social que aceptamos tácitamente día a día? Esta reflexión me nació de un mail en cadena que recibí. En él se describe el Contrato Social que aceptamos implícitamente todos los días en los que no hacemos algo por cambiarlo o abolirlo. Como vivimos en una época de globalización, estamos sujetos a un Contrato ya no local ni nacional, sino global. Éstas son sus cláusulas:




Yo, Ciudadano del Mundo, acepto lo siguiente:


1) Acepto la competitividad como base de nuestro sistema, aunque soy consciente de que este funcionamiento engendra frustración y cólera a la inmensa mayoría de los perdedores.


2) Acepto que me humillen o me exploten a condición de que se me permita humillar o explotar a otro que ocupe un lugar inferior en la pirámide social.


3) Acepto la exclusión social de los marginados, de los inadaptados y de los débiles porque considero que la carga que puede asumir la sociedad tiene sus límites.


4) Acepto remunerar a los bancos para que ellos inviertan mi sueldo a su conveniencia y que no me den ningún dividendo de sus gigantescas ganancias (ganancias que servirán para atracar a los países pobres, hecho que acepto implícitamente). Acepto también que me descuenten una fuerte comisión por prestarme dinero, mismo que proviene exclusivamente de los otros clientes.


5) Acepto que congelemos o tiremos toneladas de comida para que los cursos bursátiles no se derrumben, en vez de ofrecérsela a los necesitados y de permitir a algunos centenares de miles de personas no morir de hambre cada año.


6) Acepto que sea ilegal poner fin a mi propia vida rápidamente; en cambio tolero que se haga lentamente inhalando o ingiriendo substancias tóxicas autorizadas por los gobiernos.




7) Acepto que se haga la guerra para así hacer reinar la paz.


8) Acepto que en nombre de la paz, el primer gasto de los Gobiernos sea el de defensa. Entonces acepto que los conflictos sean creados artificialmente para deshacerse del stock de armas y así permitir a la economía mundial seguir avanzando.


9) Acepto la hegemonía del petróleo en nuestra economía, aunque es una energía muy costosa y contaminante y estoy de acuerdo en impedir todo intento de sustitución si se desvelara que hemos descubierto un medio más económico y sustentable de producir energía. Acepto que sería nuestra perdición.


10) Acepto que se condene el asesinato de otro humano, salvo que los Gobiernos decreten que es un enemigo y me animen a matarlo.


11) Acepto que se divida la opinión pública creando unos partidos de derecha y izquierda que tendrán como pasatiempo la pelea entre ellos haciéndome creer que el sistema está avanzando.


12) Además acepto toda clase de división posible con tal que esas divisiones me permitan focalizar mi cólera hacia los enemigos designados cuando se agiten sus retratos ante mis ojos.


13) Acepto que el poder de fabricar la opinión pública, antes ostentado por las religiones, esté hoy en manos de hombres de negocios no elegidos democráticamente que son totalmente libres de controlar los Estados, porque estoy convencido del buen uso que harán con él.




14) Acepto que la idea de la felicidad se reduzca a la comodidad; el amor al sexo y la libertad a la satisfacción de todos los deseos, porque es lo que me repite la publicidad cada día. Cuanto más infeliz soy, más consumo. Cumpliré mi papel contribuyendo al buen funcionamiento de nuestra economía.


15) Acepto que el valor de una persona sea proporcional a su cuenta bancaria, que se aprecie su utilidad en función de su productividad y no de sus cualidades, y que sea excluido del sistema si no produce lo suficiente.


16) Acepto que se recompense cómodamente a los jugadores de fútbol y a los actores y mucho menos a los profesores y los médicos encargados de la educación y de la salud de las futuras generaciones.


17) Acepto que se destierre de la sociedad a las personas mayores cuya experiencia podría sernos útil, pues, como somos la civilización más evolucionada del planeta (y sin duda del universo) sabemos que la experiencia ni se comparte ni se transmite.


18) Acepto que se me presenten noticias negativas y aterradoras del mundo todos los días, para que así pueda apreciar hasta qué punto nuestra situación es normal y cuánta suerte tengo de vivir en Occidente. Sé que mantener el miedo en nuestros espíritus sólo puede ser beneficioso para nosotros.


19) Acepto que los industriales, militares y jefes de Estado celebren reuniones regularmente para, sin consultarnos, tomar decisiones que comprometen el porvenir de la vida y del planeta.


20) Acepto consumir carne bovina tratada con hormonas sin que explícitamente se me avise.


21) Acepto que el cultivo de OGM (Organismos Genéticamente Modificados) se propague en el mundo entero, permitiendo así a las multinacionales agroalimentarias patentar seres vivos, almacenar ganancias considerables y tener bajo su yugo a la agricultura mundial.


22) Acepto que los bancos internacionales presten dinero a los países que quieren armarse y combatir, y que así elijan los que harán la guerra y los que no. Soy consciente de que es mejor financiar a los dos bandos para estar seguros de ganar dinero y prolongar los conflictos el mayor tiempo posible con el fin de poder totalmente arrebatar sus recursos si no pueden reembolsar sus préstamos.


23) Acepto que las multinacionales se abstengan de aplicar los progresos sociales de Occidente en los países desfavorecidos. Considerando que ya es una suerte para ellos que los hagan trabajar. Prefiero que se utilicen las leyes vigentes en estos países que permiten hacer trabajar a niños en condiciones inhumanas y precarias. En nombre de los derechos humanos y del ciudadano, no tenemos derecho a ejercer injerencia.


24) Acepto que los laboratorios farmacéuticos y los industriales agroalimentarios vendan en los países desfavorecidos productos caducados o utilicen substancias cancerígenas prohibidas en Occidente.


25) Acepto que el resto del planeta, es decir cuatro mil millones de individuos, pueda pensar de otro modo a condición de que no venga a expresar sus creencias en nuestra casa, y todavía menos a intentar explicar nuestra Historia con sus nociones filosóficas primitivas.


26) Acepto la idea de que existen sólo dos posibilidades en la naturaleza, a saber: cazar o ser cazado, y si estamos dotados de una conciencia y de un lenguaje, ciertamente no es para escapar de esa dualidad, sino para justificar por qué actuamos de ese modo.


27) Acepto considerar nuestro pasado como una como una continuación ininterrumpida de conflictos, de conspiraciones políticas y de voluntades hegemónicas, pero sé que hoy todo esto ya no existe porque estamos en el summum de nuestra evolución, y porque las reglas que rigen nuestro mundo son la búsqueda de la felicidad y de la libertad para todos los pueblos, como lo oímos sin cesar en nuestros discursos políticos.


28) Acepto que la naturaleza haya podido dedicar millones de años para crear a un ser humano cuyo único pasatiempo es la destrucción de su propia especie en unos instantes.


29) Acepto la búsqueda del beneficio económico como fin supremo de la Humanidad y la acumulación de riqueza como realización de la vida humana.




30) Acepto la destrucción de los bosques, la casi desaparición de los peces en los ríos y en nuestros océanos. Acepto el aumento de la polución industrial y la dispersión de venenos químicos y de elementos radiactivos en la naturaleza.


31) Acepto esta situación, y supongo que no puedo hacer nada para cambiarla o mejorarla.


32) Acepto ser tratado como ganado porque definitivamente pienso que no valgo más.





33) ACEPTO NO PLANTEAR NINGUNA CUESTIÓN, CERRAR LOS OJOS SOBRE TODO ESTO Y NO FORMULAR NINGUNA OPOSICIÓN VERDADERA, PORQUE ESTOY DEMASIADO OCUPADO POR MI VIDA Y MIS PREOCUPACIONES. INCLUSO ACEPTO DEFENDER A MUERTE ESTE CONTRATO SI USTED ME LO PIDE.


34) ACEPTO PUES, EN MI ALMA Y CONCIENCIA Y DEFINITIVAMENTE, ESTA MATRIZ TRISTE QUE USTED COLOCA DELANTE DE MIS OJOS PARA ABSTENERME DE VER LA REALIDAD DE LAS COSAS.


Ya va siendo hora de modificar este contrato, ¿no lo creen?

jueves, 16 de octubre de 2008

Narco, teatro y sociedad

De nuevo me valgo de las sabias palabras de José Ramón Enríquez, de quien tuve el privilegio de ser su alumno:

_______________


En la actual dramaturgia mexicana, el tema del narcotráfico y la violencia que genera, desde la industria del secuestro hasta la corrupción de las autoridades, es central. Como también la descomposición del ser social en su conjunto por el miedo y la perplejidad ante el futuro.


Aun cuando vivo fuera de la Ciudad de México y desconozco la producción escénica inmediata, por razones profesionales llega a mí una considerable cantidad de textos. En estos días han sido decenas los leídos. Y puedo asegurar que son temas recurrentes el tráfico y su violencia, que rebasa al Estado.


Escribí sobre ello en mi pasada columna y también ha sido una de las más comentadas. A favor y en contra, justa e injustamente. Desde amigos entrañables que me explican cómo la legalización no abatiría el consumo hasta otros que me felicitan por externar una idea tan valiente.


Ambos extremos son injustos. Quise dejar bien claro que no se trataba de abatir el consumo sino de bajar el ánimo prohibicionista de una sociedad que se ha olvidado de cuanto ocurrió en tiempos de la prohibición en Estados Unidos. Industrias que continúan las mafias procreadas por Capone y familia, las primeras interesadas en impedir la legalización de la droga.


Convencer de los daños que causan las drogas es labor de padres y maestros inteligentes, no de policías corruptos. Yo, que conocí el dolor del alcoholismo, puedo afirmar que se supera gracias a otros que sufren como uno, y en nada ayudan prohibiciones ni hipocresías. Y lo mismo puedo afirmar de otro vicio que tuve arraigado durante décadas: dejé de fumar porque quise. Y, estoy cierto, de que si hoy fumara y el tabaco se declarara fuera de la ley, buscaría mi dealer aun cuando arriesgara prestigio y seguridad.


No propongo la droga, propongo su legalización. Pero es también injusto felicitarme como si la idea fuera mía. Yo sólo planteaba renovar el “¡Prohibido prohibir!” de hace cuatro décadas. La legalización de la droga se ha discutido mucho y tiene a su favor personalidades mucho más importantes, así como estudios y libros a nivel mundial. Tantos y tan inteligentes que demuestran cómo son intereses cómplices del narcotráfico los que mantienen la ilegalidad.


Cito a nuestro narrador mayor, Carlos Fuentes, en reciente entrevista:


“¿Adónde va el dinero generado por la droga? Va de México a Estados Unidos, y allí lo limpian los bancos. ¿Y quiénes son los grandes capos? No se sabe. Hay una responsabilidad muy grande de los norteamericanos al no atacar realmente este problema, y una responsabilidad nuestra al no lograr la unión de seis, siete, ocho países que despenalicen el uso de la droga, que sería el primer paso. Que tras la despenalización va a haber más consumo, es cierto. Cuando Roosevelt despenalizó el alcohol no dejó de haber borrachos, lo que dejó de haber fue Alcapones.”


La desastrosa caída de un sistema financiero cuya especulación favorece directamente a los narcos, hace éste un buen tiempo para tomar la bandera de la despenalización, tradicionalmente de la izquierda libertaria. Tiempo para ir a fondo, no para definir si la droga es buena o es mala, sino para demostrar que debe legalizarse por respeto a los derechos individuales y, sobre todo, porque el país necesita invertir muchos millones que hoy se van a la “guerra contra el narco” en rubros que, como la educación y el arte, serían un eficaz enemigo precisamente de la narcotización de nuestra sociedad.


Fuentes externa un miedo mayor como resultado de la situación actual: la solución autoritaria. Un miedo también presente en muchos dramaturgos jóvenes. Algunos exageran la nota y llegan a afirmar que no ha habido cambios importantes desde el 68. Sin duda ha habido y muchos, precisamente porque el autoritarismo demostró su sinsentido, pero es verdad que la tentación está viva, independientemente de partidos e ideologías.


El actual “huevo de la serpiente” es aterrador no sólo por las “cruzadas” de Bush el pequeño y la increíble existencia de su Guántanamo, sino porque la gente cada vez pide más mano dura. Y, recordemos, así han subido al poder los dictadores.

Semiótica para yucatecos

¡Yucatecos, hermanos, compatriotas! ¡Tengo una información vital que transmitirles! Quizá para algunos resule obvia, pero mis observaciones me indican que la mayoría ignora lo que voy a comunicarles. ¡Pongan mucha atención! Y siéntense: la información que estoy a punto de transmitir podría ser chocante. ¿Listo? Bueno, aquí va. Atención, yucatecos, en un semáforo, ésos que son como postes de luz con focos de colores, les decía, en un semáforo...



VERDE SIGNIFICA: SIGA




Así es compatriotas. No es una invención mía ni una leyenda urbana. Verde significa "siga". Es cierto. Sé que a ustedes, mis compatriotas yucatecos, les ha de ser difícil comprender esto, pero es verdad. Verde significa "siga". No es un capricho, está en el reglamento de tránsito de ésta y de todas las ciudades que cuentan con semáforos. Verde significa "siga". Seré más específico, para que no haya malos entendidos.


Suponga usted que está haciendo alto frente a un semáforo en rojo (como debe ser) y la luz se pone verde de pronto. No debería ser una sorpresa, querido yucateco, ya que, por lo general, después del rojo viene el verde. Y verde significa "siga". Así que usted debe avanzar. Y señor mío, le repito, verde significa "siga". No significa "espere treinta segundos y luego siga", ni "puede usted seguir ahora o esperar al siguiente verde para seguir". No, señor. Verde significa "siga", y no es una opción ni una sugerencia: es una orden.


Ahora suponga usted que viene manejando por una avenida con poco tránsito y que en el semáforo, que se encuentra a unos metros de usted y al cual se va acercando a toda velocidad, está en verde. Recuerde: verde significa "siga". No significa "deténgase" ni "ceda el paso". Verde significa "siga". Así, usted sólo tiene que obedecer esta simple instrucción. No es necesario que usted frene ni mucho menos que se detenga por completo. No se trata de una glorieta, ni de un alto, sino de un semáforo en verde. Y verde significa "siga". Sólo tiene que seguir avanzando, como lo indica el semáforo. Y no se preocupe ni dude: verde, en todas las situaciones, sin excepción, significará "siga".


Espero que esto haya si ilustrativo para todos los habitantes de esta ciudad. Les deseo mucha suerte.


PD: Verde significa "siga".

miércoles, 15 de octubre de 2008

Familias animadas, Parte VII: Los Simpson (Dos)

(Ver entrada anterior)

Los Hijos:




Bart: El hermano, mayor, que tiene eternamente 10 años. Es el hijo no deseado de Marge y Homero, producto de una noche de pasión en el molino del minigolf. Su nombre completo es Bartolomew J Simpson. Decir que es travieso sería poco, más bien es un delincuente juvenil. Es la caracterización del niño mal portado, destructivo, hiperactivo. Anda en patineta y siempre porta una resortera para hacer maldades. Sus principales víctimas son su hermana Lisa, el director Skinner y su fiel patiño Milhouse. Su falta de respeto hacia la autoridad se demuestra en llamar Homero a su padre y Seymour a su director.


Aunque en general se muestra desinteresado por cualquier tipo de conocimiento, y tonto en muchas ocasiones, en otras Bart ha demostrado su ingenio, sobre todo cuando se trata de hacer bromas elaboradas o luchar contra Bob Patiño (sin mencionar que sabe conducir).


Bart, el arquetipo del niño mal portado, es la culminación del proceso evolutivo que parte de Tom Sawyer y pasa por Daniel el Travieso. Bart, a pesar de las apariencias, no es un incomforme, no quiere cambiar las cosas. Su rebeldía contra el sistema (la escuela, la familia, incluso la ley), no es más que una respuesta a su frustración por no poder pertenecer a él, y una forma desesperada para encajar en otro sistema: el de los niños. Finalmente, todo lo que Bart busca es ser aceptado. Quizá está traumado por ser un hijo no deseado, lo cual sabe muy bien, porque Homero se lo dice todos los días. ("Sí, pero yo lo digo con gracia"). Cuando Bart se vuelve monitor de pasillos, se hace un implacable ejecutor de las leyes escolares. Y es cierto que tiene una necesidad malsana de ser el centro de atención, cueste lo que cueste.


Su relación con Homero ya la he descrito en el post anterior. Marge, por su parte, mima al niño, es poco severa para castigarlo y parece ser incapaz de concebir a lo que pueden llegar las travesuras del pequeño. Bart asume bien su papel de hermano mayor: es un fastidio (a veces raya en la crueldad) para su hermana, pero es también su feroz protector. De todos modos Lisa, siendo más inteligente y más fuerte que Bart, suele defenderse muy bien de sus ataques.


Como Bart casi siempre se sale con la suya, muchos padres y políticos conservadores (qué sería del mundo sin ellos) manifestaron su preocupación de que Bart fuera un mal ejemplo a seguir para los niños (y de hecho lo es, pero a quien corresponde decirle eso a los niños es a los padres). De cualquier forma, se ha sugerudo que el camino que sigue Bart lo llevará a ser un fracasado. Pero, si el chico se enderaza, podría llegar a ser juez de la Suprema Corte.


Lisa: Lisa Simpson es la niña genio y bien portada. Su personaje ha sufrido cambios. En el principio Lisa era una niña estudiosa, bien portada y tierna a la que le gustaban los ponis, las muñecas y los duendecillos. O sea, lo adecuado para sus (eternos) ocho años de edad. Con el tiempo, Lisa ha cambiado. Su personalidad actual no es la de una niña de ocho años sino la de una adolescente (o joven adulta, en ocasiones) con toda tendencia a convertirse en intelectual de izquierda. Es escéptica, liberal, feminista, vegetariana, budista, políticamente correcta, ecologista, toca el saxofón como virtuosa y ha leído más libros que yo (que no es mucho decir, pero coño, ella tiene ocho años). Sus conocimientos abarcan ciencia, música, literatura, arte, historia, política, primeros auxilios y temas de actualidad.



Lisa tiene una relación compleja con el sistema. Para ella son importantes las calificaciones y el reconocimiento, y es respetuosa con las figuras de autoridad ("Las escuelas son templos de instrucción"). Pero es también la primera en agitar (o en tratar de agitar) a las multitudes cuando se encuentra con una injusticia. Es crítica e iconoclasta, pero no lleva la contraria porque sí y por lo general se mantiene dentro del reglamento. En el futuro, Lisa será la primera presidenta heterosexual de los Estados Unidos.


Pero si Lisa tiene un futuro prometedor, su presente es frustrante. Lisa es la voz de la razón en un entorno por completo irracional. Sus padres (sobre todo Homero) tienden a ignorar sus talentos y Bart siempre es el centro de atención de todo el mundo, impidiendo que los logros de Lisa sean reconocidos.


Lisa: "Ese saxofón es la única forma en la que puedo expresar mis frustraciones en este ambiene represivo"

Homero: "Lisa, shhh"


Con todo, Lisa no se escapa de las manías que comparte el resto de la familia. Es obsesiva con algunas cosas como las calificaciones; tiene muchos escrúpulos para romper las reglas, y cuando lo hace la persigue la culpa (pero lo hace, y seguido). Ha sufrido adicción a los videojuegos y a hacer llamadas a la línea de Colley.


Lisa representa la frustración de ser inteligente en un mundo estúpido. Pero también ella tiene muchos defectos que le son criticados. A menudo ha sido satirizada su corrección política y su obsesión con las calificaciones. Así que también es la representación (y caricatura) de ciertos sectores de la intelectualidad.


Maggie: "La bebé que pudiera extrañar". Maggie es una bebé demasiado lista y valiente para su edad. Ha tenido poco protagonismo en la serie (algunos escritores han querido deshacerse de ella por considerarla un estorbo), y más que un personaje, parece ser un accesorio, un elemento narrativo que sirve para ilustrar el carácter de otros personajes.



Maggie tiene una relación especial con Homero, quien en muchas ocasiones se olvida de su existencia, pero que en otras demuestra tenerle un cariño especial. Maggie por su parte, se exaspera e incluso se asusta de los intentos de Homero por acercarse a ella, pero en ocasiones le ha demostrado respeto y admiración, no sólo cuando le ha salvado la vida, sino porque su primera palabra fue "Papi". Por cierto, en esa ocasión, la voz de Maggie fue proporcionada por Liz Taylor. En los especiales de Halloween quien hizo la voz de Maggie fue Jame Earl Jones. El sonido del chupete lo hace el mismo Matt Groening.


lunes, 13 de octubre de 2008

¿Ciencia o vudú?





Recientemente leí un excelente libro que lleva por título el de este post. Es sobre ejercitar el pensamiento crítico y el escepticismo, y enseña dos o tres cosillas sobre ciencia. El autor es Robert L Park y se puede encontrar en la editorial [!] DeBOLS!LLO Les dejo con el texto de la contraportada:

¿Qué tienen en común la fusión fría, la máquina de movimiento perpetuo, el empleo de la mecánica cuántica como alternativa al envejecimiento, la afirmación de que las líneas de alta tensión provocan cáncer, la homeopatía o la comercialización de la vitamina O?

Según el profesor Robert L Park, se trata de casos flagrantes de pseudociencia o "ciencia vudú". En este libro el lector encontrará una entretenida y detallada explicación de por qué es imposible que estos falsos descubrimientos, panaceas médicas y máquinas milagrosas puedan funcionar tal como defienden sus autores y proclaman algunos medios de comunicación, recibiendo de paso una magistral lección de verdadera ciencia y de sentido común.



Veamos un poco del contenido, capítulo por capítulo:

1.- No es noticia: es espectáculo: Nos habla de cómo los medios de comunicación, con el afán de vender, ignoran los temas científicos pero le dan una amplia cobertura a la pseudociencia, en especial a asuntos de inventos milagrosos y demás.

2.- El gen de la creencia: Explica cómo la buena ciencia nos sirve para explicar la naturaleza y resolver nuestras dudas. Habla de un asunto verdaderamente urgente: el calentamiento global, en oposición a los casos de charlatanería de los que trata después.

3.- Los placebos tienen efectos secundarios: Aquí aborda diferentes variantes de "medicinas alternativas" y demuestra con una explicación muy sencilla por qué es imposible que la homeopatía funcione.

4.- El astronauta virtual: Expone sus ideas sobre la exploración espacial tripulada y básicamente dice que los viajes tripulados al espacio tienen poco o nulo valor científico, ya que se pueden utilizar robots, que son más eficientes y salen más baratos.

5.- Debería haber una ley: Habla de cómo la ignorancia científica de los gobiernos le cuesta mucho a la ciudadanía, pues se invierte dinero en proyectos fraudulentos que podrían haber sido rechazados si los políticos consultaran a científicos de verdad.



6.- Perpetuum mobile: Explica de una buena vez las leyes de la termodinámica que hacen imposible construir una máquina de movimiento perpetuo o una fuente de energía ilimitada y gratuita. También expone cómo el discurso de quienes dicen haber encontrado tal invento milagroso es siempre el mismo: conspiración de la ciencia oficial para ocultar la verdad, valiente idealista sin formación académica que descubre un gran secreto humillando a los científicos sabihondos, historias de David contra Goliath, etc...

7.- Corrientes de temor: Se refiere a los asuntos que hacen enloquecer a la gente que, sin entender de tecnología, la acusa de todos los males. En particular, se enfoca al mito de que los cables de alta tensión producen cáncer.

8.- El día del juicio: Habla de cómo los tribunales en EUA se enfrentan a los casos de ciencia basura.

9.- Sólo los champiñones crecen en la oscuridad: Argumenta que el secretismo de los gobiernos sólo contribuye a fomentar la suspicacia y las teorías de la conspiración absurdas. Es decir, claro que los gobiernos ocultan cosas, pero como no sabemos qué cosas oculta, a cualquiera puede ocurrírsele cualquier tontería y decir que hay una conspiración del gobierno para encubrirla. En particular, menciona el incidente de Roswell.

10.- ¿Es tan extraño el universo? En este bello capítulo final reflexiona sobre las verdaderas maravillas que encierra el universo y cómo en su comprensión hay más belleza que en todas las maguferías. También menciona cómo las antiguas supersticiones regresan en forma de pseudociencias.


Así que ya lo saben, chavos. ¡A pensar, pero duro!

Guaicaipuro Cuauhtémoc le cobra a Europa

Hoy en la prepa en la que doy clases se hizo un homenaje para conmemorar el descubrimiento de América. ¡Y yo que creía que ya habíamos superado eso! ¿Homenaje? ¿Por qué? ¿Honrar a Colón? ¿Por qué? Está bien que hay que recordar los sucesos históricos, pero una cosa es recordarlo y otra otra festejarlo.


El llamado "descubrimiento de América" fue una partida de madre para las culturas que aquí vivían. No ha faltado el europeo (o el mexinaco que se cree caucásico) que dice que debíamos estar agradecidos, pues sin los europeos aún seríamos unos indios descalzos, salvajes e incivilizados. Que es como decir que sin nosotros, los europeos aún serían unos cochinos que nunca se bañan y arrojan sus excrementos a la calle.

Tampoco que hay que caer en el extremo opuesto, fanático y pendejo de ir a mentarle la madre a Colón y a tirarle huevos a sus estatuas cada 12 de octubre. Colón era bastante hijo de puta, es cierto, al igual que Cortés y Pizarro, pero no sirve de mucho seguir lloriqueando al respecto, cuando deberíamos enfocarnos en las injusticias que se cometen actualmente.




En fin, ahí les dejo con esto:


______________________


Lo siguiente es una Exposición del Cacique Guaicaipuro Cuauhtémoc ante la reunión de Jefes de Estado de la Comunidad Europea (08/02/2002). Con lenguaje simple, que era trasmitido en traducción simultánea a más de un centenar de Jefes de Estado y dignatarios de la Comunidad Europea, el Cacique Guaicaípuro Cuatemoc logró inquietar a su audiencia cuando dijo:




“Aquí pues yo, Guaicaipuro Cuauhtémoc he venido a encontrar a los que celebran el encuentro. Aquí pues yo, descendiente de los que poblaron la América hace cuarenta mil años, he venido a encontrar a los que la encontraron hace sólo quinientos años. Aquí pues, nos encontramos todos. Sabemos lo que somos, y es bastante. Nunca tendremos otra cosa.


El hermano aduanero europeo me pide papel escrito con visa para poder descubrir a los que me descubrieron. El hermano usurero europeo me pide pago de una deuda contraída por Judas, a quien nunca autoricé a venderme. El hermano leguleyo europeo me explica que toda deuda se paga con intereses aunque sea vendiendo seres humanos y países enteros sin pedirles consentimiento. Yo los voy descubriendo. También yo puedo reclamar pagos y también puedo reclamar intereses.


Consta en el Archivo de Indias, papel sobre papel, recibo sobre recibo y firma sobre firma, que solamente entre el año 1503 y 1660 llegaron a San Lucas de Barrameda 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata provenientes de América. ¿Saqueo? ¡No lo creyera yo! Porque sería pensar que los hermanos cristianos faltaron a su Séptimo Mandamiento.


¿Expoliación? ¡Guárdeme Tanatzin de firgurarme que los europeos, como Caín, matan y niegan la sangre de su hermano! ¿Genocidio? Eso sería dar crédito a los calumniadores, como Bartolomé de las Casas, que califican al encuentro como de destrucción de las Indias, o a ultrosos como Arturo Uslar Pietri, que afirma que el arranque del capitalismo y la actual civilización europea se deben a la inundación de metales preciosos!


¡No! Esos 185 mil kilos de oro y 16 millones de kilos de plata deben ser considerados como el primero de muchos otros préstamos amigables de América, destinados al desarrollo de Europa. Lo contrario sería presumir la existencia de crímenes de guerra, lo que daría derecho no sólo a exigir la devolución inmediata, sino la indemnización por daños y perjuicios.


Yo, Guaicaipuro Cuauhtémoc, prefiero pensar en la menos ofensiva de estas hipótesis. Tan fabulosa exportación de capitales no fueron más que el inicio de un plan MARSHALLTEZUMA'', para garantizar la reconstrucción de la bárbara Europa, arruinada por sus deplorables guerras contra los cultos musulmanes, creadores del álgebra, la poligamia, el baño cotidiano y otros logros superiores de la civilización. Por eso, al celebrar el Quinto Centenario del Empréstito, podremos preguntarnos: ¿Han hecho los hermanos europeos un uso racional, responsable o por lo menos productivo de los fondos tan generosamente adelantados por el Fondo Indoamericano Internacional?


Deploramos decir que no. En lo estratégico, lo dilapidaron en batallas de Lepanto, en armadas invencibles, en terceros reichs y otras formas de exterminio mutuo, sin otro destino que terminar ocupados por las tropas gringas de la OTAN, como en Panamá, pero sin canal. En lo financiero, han sido incapaces, después de una moratoria de 500 años, tanto de cancelar el capital y sus intereses, cuanto de independizarse de las rentas líquidas, las materias primas y la energía barata que les exporta y provee todo el Tercer Mundo.


Este deplorable cuadro corrobora la afirmación de Milton Friedman, según la cual una economía subsidiada jamás puede funcionar y nos obliga a reclamarles, para su propio bien, el pago del capital y los intereses que, tan generosamente hemos demorado todos estos siglos en cobrar. Al decir esto, aclaramos que no nos rebajaremos a cobrarle a nuestro hermanos europeos las viles y sanguinarias tasas del 20 y hasta el 30 por ciento de interés, que los hermanos europeos le cobran a los pueblos del Tercer Mundo.


Nos limitaremos a exigir la devolución de los metales preciosos adelantados, más el módico interés fijo del 10 por ciento, acumulado sólo durante los últimos 300 años, con 200 años de gracia. Sobre esta base, y aplicando la fórmula europea del interés compuesto, informamos a los descubridores que nos deben, como primer pago de su deuda, una masa de 185 mil kilos de oro y 16 millones de plata, ambas cifras elevadas a la potencia de 300.


Es decir, un número para cuya expresión total, serían necesarias más de 300 cifras, y que supera ampliamente el peso total del planeta Tierra. Muy pesadas son esas moles de oro y plata. ¿Cuánto pesarían, calculadas en sangre? Aducir que Europa, en medio milenio, no ha podido generar riquezas suficientes para cancelar ese módico interés, sería tanto como admitir su absoluto fracaso financiero y/o la demencial irracionalidad de los supuestos del capitalismo.




Tales cuestiones metafísicas, desde luego, no nos inquietan a los Indoamericanos. Pero sí exigimos la firma de una Carta de Intención que discipline a los pueblos deudores del Viejo Continente, y que los obligue a cumplir su compromiso mediante una pronta privatización o reconversión de Europa, que les permita entregárnosla entera, como primer pago de la deuda histórica...”


____________________

Interesante, ¿no? El discurso nunca se dio en realidad, sino que el texto circula en Internet como una forma de invitar a la reflexión. Eso es lo importante. Reflexionen.

jueves, 9 de octubre de 2008

Crisis económicas de ayer y hoy




Introducción


No sé mucho de economía. Los pocos (poquísimos, ínfimos) conocimientos que podría tener sobre economía los he obtenido principalmente de lecturas sobre historia y política. Como no se puede comprender la historia ni la actualidad del género humano sin entender las relaciones de producción (y según la interpretación marxista, ambas cosas, la historia de la humanidad y la de los modos de producción, son una misma), en todo buen libro que trate de la sociedad actual o pretérita vienen explicaciones relativamente sencillas, para profanos, de los fenómenos económicos.


Viviendo en los resabios de la crisis económica mundial que nos cayó encima desde 2008, creo que mis pocas (pero, siento yo, acertadas) lecturas me permitirán hablar de otra crisis económica mundial, la que estalló el "Jueves Negro", el 24 de Octubre de 1929.


No voy a abundar en pormenores relativos a la Gran Depresión. Ya todos sabrán lo de la "epidemia de suicidios", las filas de desempleados, la gran cantidad de personas que perdieron sus casas y el ataque de King Kong a Nueva York en 1933. Quien quiera conocer las historias humanas en el contexto de la Gran Depresión, que lea Las uvas de la ira de Steinbeck (que aún no he leído, pero que menciono aquí para hacerme al culto).


De lo que voy a hablar en esta entrada es de las causas, consecuencias y, sobre todo, de las soluciones que se tomaron en aquellos años para resolver la crisis.


Dejad hacer, dejad pasar




Como ustedes saben, el lema del liberalismo económico es el famoso laissez faire, laissez passer, o sea, "dejad hacer, dejad pasar", o sea "tú Estado, no te metas con el Mercado, déjalo hacer, déjalo pasar, que él solito hará justicia y verá que todo quede en su lugar".


¿Cómo regularía el Mercado la vida de la humanidad, sin necesidad de la intervención del Estado o de cualquier otra institución controlada a su vez por la ciudadanía? Les pongo un ejemplo sencillo: el Estado no tiene que regular que los productos que fabrica o vende tal compañía sean de buena calidad y se den a buen precio. El Mercado se encargará de que eso sea así, porque si una compañía vende un producto de mala calidad, o a un precio exagerado, o que sea dañino para salud o el medio ambiente, los consumidores harán uso de su libertad de elección y comprarán a otra compañía cuyos productos no tengan ninguno de esos defectos. Así, las empresas se verán obligadas a desarrollar productos de buena calidad y a buenos precios, a menos que quieran desparecer.


El Estado tampoco tiene que regular las condiciones de trabajo ni los sueldos de los empleados, porque si una empresa ofrece empleos con muy malas condiciones o muy mal pagados, el trabajador insatisfecho podrá hacer uso de su libertad e irse a buscar trabajo en otra empresa que le ofrezca mejores condiciones. Así, si una empresa quiere sobrevivir, tendrá que ofrecer buenos salarios y buenas condiciones para atraer a los empleados mejor capacitados.


Ahora bien, hay que ser muy ingenuo para pensar que este sistema funciona tan de maravilla como se dice, porque, como cualquiera que haya ido a hacer el súper o cualquiera que haya buscado un empleo sabe, bien puede darse el caso de que TODAS las empresas den productos de mala calidad, dañinos y a precios ridículos y TODAS las empresas ofrezcan salarios miserables por labores extenuantes en condiciones peligrosas, y que los consumidores y trabajadores tengan que aceptar esta situación porque no tienen de otra. El ideal de la libre competencia se derrumba desde el momento en que las grandes corporaciones absorben a las pequeñas y concentran cada vez más y más poder, eliminando a la verdadera competencia y con ella la capacidad real de elección de los consumidores. Pero sobre todo, el Homo economicus, que toma decisiones libres, individuales y racionales sobre su economía, empleo y consumo, es una ficción pseudocientífica


Otro ejemplo muy sencillo es que el Mercado ha permitido que celebridades (deportistas, cantantes, actores) semianalfabetas se hagan obscenamente ricos, mientras maestros, médicos, bomberos y policías reciben salarios míseros, provocando a su vez que los respectivos servicios que prestan sean pésimos y sus profesiones y oficios se desprestigien, como les platiqué en Sobre una muy pobre concepción de la riqueza. Más aún, muchas de las profesiones más lucrativas de la actualidad no producen riqueza en lo absoluto, sino que se dedican a distribuirla, o más bien a concentrarla, en las manos de los oligarcas.


Así, vemos que el "dejar hacer y dejar pasar" no asegura que las cosas sean justas y no hace falta darle muchas vueltas al asunto para evidenciar esto. Pero sí tuvo mucha popularidad antes de la Gran Depresión y tiene mucha popularidad hoy en día, (principalmente porque hace muy ricas a algunas personas, y los demás se dejan convencer con la esperanza de ser ricos ellos también).


Pero el liberalismo económico fracasó y su gran fracaso fue precisamente la Gran Depresión que se inició en 1929. Por eso hay neoliberalismo, porque el liberalismo original fracasó estrepitosamente y se llevó a todo el mundo a la chingada. Si no hubiera fracasado el liberalismo, hoy habría ese mismo liberalismo y no un neoliberalismo. Hay neonazis porque los nazis originales perdieron, si no, serían simplemente nazis también; y hubo un arte neogótico porque el estilo gótico había pasado de moda mucho tiempo antes... ¿Sí se capta la idea?


Las causas



La causa principal de la Crisis de 1929 fue, como ya dijimos, el poquísimo control del sector público sobre el sector privado, o sea del Estado (que en este sentido incluye al gobierno y a la ciudadanía que lo elige y al que le rinde cuentas) sobre la actividad de las empresas privadas. Las demás causas derivan de ésta.


Sobreproducción: Durante la Primera Guerra Mundial (1914-1918), Estados Unidos y otros países no europeos (sobre todo Japón) habían desarrollado numerosas industrias para cubrir las demandas de consumo en el Viejo Continente. Al acabar la Guerra, esa demanda de consumo no continuó, porque los europeos pusieron en marcha sus propias industrias. Pero sí continuó la producción. Entonces, hubo mucha más producción que consumo, lo que provocó un derrumbe de los precios, y consecuentemente, del valor de las acciones de las compañías.


Expansión artificial del mercado de acciones: Una acción es un papelito que representa un porcentaje de la propiedad de una compañía. Algunas compañías fraccionaron tanto su propiedad para vender más acciones, que al final cada acción representaba un porcentaje ínfimo de la propiedad de esa compañía. Millones de personas invirtieron su dinero en acciones (una forma de ganar dinero sin trabajar), incluso endeudándose para comprar más acciones. Si en un principio una acción de una compañía valía millones de dólares, al fragmentar cada vez más la propiedad de esa compañía, cada acción valía menos. Y cuando se dio el derrumbe en los precios de las acciones, los millones de dólares que tenía la gente invertidos en las acciones, simplemente dejaron de existir. De pronto los papeles de un millón de dólares ya no valían nada, y como no existía efectivo respaldando el valor de ese papel, mucha gente perdió todo su dinero.


Distribución inequitativa de la riqueza: Los 20 eran años prósperos, pero la riqueza, aún en los países capitalistas más desarrollados, estaba en unas pocas manos. Este factor agravó la crisis de sobreproducción, pues al no haber suficiente gente con poder adquisitivo, no se podían colocar tantos productos en el mercado. Esto causó, a su vez, un círculo vicioso: como las empresas comenzaron a perder dinero, despidieron trabajadores para reducir gastos. Pero por cada persona que pierde su empleo, hay un consumidor menos, porque esa persona ya no tiene poder adquisitivo. Y mientras menos consumidores había, peor les iba a las empresas, que tenían que seguir despidiendo gente, agravando más y más la situación en una espiral descendente.


Gastos mayores que ingresos: Como decía más arriba, mucha gente se endeudaba para invertir en acciones. Pero también se endeudaban para conseguir todas esas "necesidades" que el modelo capitalista les hacía creer que tenían. La gente gastaba más de lo que ganaba. Cuando estalló la crisis, los bancos u otras instituciones acreedoras no tenían todo el dinero que habían prestado, ni la población podía pagar todo el dinero que habían recibido. O sea, todos estaban endeudados y nadie tenía nada, lo que agravó aún más las cosas.


Como pueden ver, todos estos factores que causaron la Gran Depresión están presentes en el panorama económico actual. Al igual que antes de 1929, los políticos y economistas pregonan (y logran) la liberación del Mercado y la poca o nula participación de Estado. Al igual que en 1929, la distribución de la riqueza es inequitativa, y la gente se endeuda de formas absurdas para comprar lo que no necesita. No recuerdo qué comercial de televisión, creo que era de Chapur, tenía como slogan la frase "El que nada debe, nada tiene". Y como tener es un valor en esta sociedad consumista, hay que endeudarse para poder tener y ser "alguien".


Sobreproducción no parece haber, por ahora. Pero la habrá en el momento en que las empresas produzcan más de lo que la población puede consumir. O más bien al revés, la población perderá su poder adquisitivo y no se podrá consumir todo lo que las empresas producen. Una diferencia importante es que en vez de (o aparte de) una expansión artificial del mercado de acciones, lo que se dio hasta 2008 fue una expansión artificial del mercado de hipotecas. Una hipoteca se vende y se revende tantas veces que al final ya nadie sabe quién es dueño de qué.


En pocas palabras, lo que el liberalismo provocó en 1929, lo está repitiendo el neoliberalismo hoy en día. Sólo vean este fragmento del documental Inside Job sobre la crisis económica en Islandia:





Los efectos



Seré breve con los efectos (o síntomas) de esta crisis y me limitaré a enlistarlas:

  • Disminución de la producción y el comercio

  • Aumento catastrófico del desempleo

  • Quiebra y cierre de muchas empresas

  • Los bancos no tenían efectivo para devolver los ahorros a sus clientes, por lo que éstos también se quedaron sin dinero

  • Mucha gente perdió su hogar y todos sus bienes

  • Epidemia de suicidos como pocas veces en la historia

  • Muchas naciones se volvieron hacia demagogos nacionalistas, como Hitler y Mussolini, que prometían soluciones milagrosas (aunque algunos las lograron, más o menos).

Esto último es especialmente preocupante. El fracaso del liberalismo económico hizo que Europa se volviera hacia la extrema derecha; el fracaso del neoliberalismo parece estar provocando lo mismo justo ahora, en que los demagogos fascistoides ganan popularidad por todo el mundo. Esperemos ser lo suficientemente listos para prever y prevenir estos resultados en la crisis que enfrentamos actualmente.


Las soluciones




Ya que el principal causante de la Gran Depresión fue el liberalismo económico, cuyo dogma principal es la mínima participación del Estado en la economía, la solución lógica fue una mayor participación del Estado en la economía. A esto se le llamó en Estados Unidos el New Deal, "nuevo trato", una nueva relación ente el gobierno y las empresas.


De un gobierno ausente que sólo tenía que asegurar la vida y propiedad, se pasó a un gobierno comprometido que tenía que asegurar bienestar en el más amplio sentido de la palabra. Por ese entonces, un joven político estadounidense obtuvo el apoyo de los grupos liberales (liberales sociales, no liberalistas económicos, que muchas veces suelen ser conservadores sociales), sindicatos y minorías raciales y religiosas. Todo ese apoyo lo utilizó para llegar a la Casa Blanca, sacar a los republicanos que entonces gobernaban, darle una patada al exagerado modelo liberalista que los había llevado a la crisis, y empezar a solucionar las cosas. ¿Les parece familiar este escenario?


Este político era Franklin Delano (no se burlen) Roosevelt, quien como presidente de los Estados Unidos adoptó las medidas recomendadas por el economista inglés John Keynes:


Introducción de medidas de asistencia social: Era necesario mantener a la población por encima de cierto margen de pobreza, que la gran cantidad de indigentes que surgieron como causa de la Depresión pudieran reincorporarse a la vida productiva. Si hay demasiados pobres no hay quien consuma y la economía no puede seguir, es por ello que se debía combatir la pobreza. Además, el Estado asumió el papel de benefactor para que la pobreza fuera menos intolerable para quien la vivía.


Fomento a la inversión en proyectos productivos: Para que la gente no tuviera su dinero ocioso en el banco (o bajo el colchón) o lo usara para comprar acciones con la esperanza de ganar dinero sin hacer nada, el gobierno tomó medidas para aumentar la inversión en proyectos productivos. Todo para que la economía siguiera dando vueltas.


Aumento a la inversión pública en grandes obras: Para generar empleos el gobierno invirtió en grandes obras públicas. Este tipo de inversiones siempre genera empleos, aunque sean temporales. Mientras más asalariados haya, hay más personas con poder adquisitivo, más consumo, más producción, lo que genera más empleo, más consumo... y así en un círculo virtuoso. En algunas ciudades, con tal de generar empleos, los gobiernos contrataban escuadras de trabajadores que excavaban baches en las calles por las noches, y a otras escuadras que tapaban esos baches durante el día.


Vuelta a políticas proteccionistas: O sea, justo lo contrario de lo que pregonaban los liberalistas económicos. Proteger a las industrias nacionales para evitar que las extranjeras las aplasten. Eso permitía que las industrias nacionales se desarrollaran y que, cuando llegara el momento, pudieran competir con las extrajeras.


Impulso a la industria del armamento: Por suerte para los Estados Unidos, no muchos años después un austriaco loco intentó conquistar el mundo y hubo que hacerle la guerra. Desde entonces, Estados Unidos inició su laaaaarga tradición de hacer la guerra para mantener su economía. Si lo piensan, es el negocio perfecto. La industria del armamento genera muchos empleos y mientras haya guerras, habrá quien consuma sus productos.


Además, las generaciones que vivieron los años de la Depresión desarrollaron una cultura de austeridad, trabajo y ahorro, muy al contrario de nuestras generaciones despilfarradoras.


Como pueden ver, algunas de estas soluciones ya se están aplicando por parte de los gobiernos, y en particular el saneamiento de la economía durante la presidencia de Obama se dio por medidas que se contraponían al ideario neoliberal. Incluso en su momento George W Bush devolvió dinero a los contribuyentes, para que gastaran e hicieran girar la economía (¡santo socialismo, Batman!). Y Felipe Calderón anunció en cierto punto un programa de millonarias inversiones en obras pública, lo que incluía una nueva refinería de Pemex. Es decir, incluso los neoliberales tuvieron que moderar su neoliberalismo para que no se los cargara el payaso.


En cuanto al proteccionismo, éste funciona y ha funcionado en países en los que existe una cultura emprendedora, como Estados Unidos e Inglaterra. En nuestro México largos años de proteccionismo sólo sirvieron para que tuviéramos empresas mediocres que hacían productos muy caros y de mala calidad. Por lo menos así fue en la mayoría de los casos. De todos modos, en este mundo globalizado, no creo que sea posible ni deseable adoptar medidas proteccionistas tratándose de productos industriales.


Ahora, en relación a lo del armamento y la guerra, es algo poco recomendable. Si no podemos recuperarnos económicamente sin hacer la guerra, es que estamos yendo muy mal. De cualquier forma, Estados Unidos está sosteniendo dos guerras desde 2001 y 2003, y eso tampoco ayudó a su economía. Creo que el recurrir a la guerra para reactivar la economía llegará a ser cosa del pasado.


Consideraciones finales




Éste ha sido un análisis muy sencillo y resumido, incluso simplificado. Como dije, no soy experto en el tema, ni mucho menos. Tengo amigos economistas que quizá podrían corregirme y rebatirme. Pero mis amigos economistas nunca leen mi blog (ni nada, en realidad), así que no puedo esperar de ellos ningún comentario.


Soy consciente de que no se puede aplicar exactamente lo que sucedió en 1929 con lo que sucede ahora; entiendo que no son dos crisis idénticas. Y es que, diga lo que diga Nietzsche, la historia no se repite, por lo menos no de forma exactamente igual. Pero esta breve y superficial (aunque parezca larga) exploración puede servirnos para comprender mejor la crisis que estamos viviendo y tomar las medidas necesarias para enfrentarla y solucionarla.


Termino esta entrada con una cita del historiador Eric Hobsbawm:

Para aquellos de nosotros que vivimos los años de la Gran Depresión todavía resulta incomprensible que la ortodoxia del mercado libre, tan patentemente desacreditada, haya podido presidir nuevamente un período general de depresión a finales de los años ochenta y comienzos de los noventa, en el que se ha mostrado igualmente incapaz de aportar soluciones. Este extraño fenómeno debe servir para recordarnos un gran hecho histórico que  ilustra: la increíble falta de memoria de los teóricos y prácticos de la economía. Es también una clase ilustración de la necesidad que la sociedad tiene de los historiadores, que son los "recordadores" profesionales de lo que sus conciudadanos desean olvidar.

Y eso lo decía en 1994. ¡Qué tan perplejo estaría ahora por la crisis que actualmente vivimos y la cerrazón de líderes que se niegan a cambiar las cosas!

¡Suerte a todos!

LinkWithin

Related Posts with Thumbnails